Home office y usar pijama, ¿por qué no es una buena idea?

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Para Gabriela Gurmandi, asesora de imagen, la clave es “estar como en situación de trabajo para tener inspiración y creatividad y una buena jornada”.

Trabajar desde casa ha dado la libertad de hacer cambios en la rutina e incluso en el guardarropa. Esto se ha evidenciado incluso en vídeos que se han hecho virales porque las personas, en un descuido, quedan expuestas y evidencian que usan ropa formal en la parte de arriba, pero informal abajo. Pero, ¿qué es lo ideal?

Aunque el home office está asociado con comodidad, la revista Experimental Social Psychology afirma que vestirse como si se fuera a ir a la oficina hace que las personas tengan un mayor desempeño en las actividades porque ayuda a adoptar comportamientos vinculados con la actividad continua.

Por otra parte, las personas establecen una rutina, facilitando que se respete el horario del trabajo y evitando trabajar de más. Por lo tanto, es una herramienta para no sufrir el síndrome de Burnout o presentar el estado always on.

Alejandro Melamed, consultor disruptivo, speaker internacional y especialista en Recursos Humanos, de acuerdo con Infobae, hace home office desde hace años y eso le ha permitido entender cómo funciona este modelo de trabajo, razón por la cual tiene una rutina.

“Lo que hago es tener algunos rituales para hacerlo más saludable”, afirma el consultor, quien detalla que esto incluye bañarse, tener pausas y trabajar en un lugar luminoso e higienizado. 

En cuanto a la ropa, dice que se viste como si estuviera con sus colegas de manera presencial, además de que “la actitud que sostengo es la de la misma seriedad que si estuviera allí: informal, pero con absoluta prolijidad”.

Comodidad sí, pero exceso no

Aunque el home office está asociado con la comodidad y libertad, la clave, o parte de ella, es mantener el equilibrio. Y, en ese sentido, la vestimenta es un factor que influye en la actitud que se toma al trabajar. Esto no quiere decir que se tiene que ser estricto, es decir, usar traje o tacones, pero sí un cuidado personal.

De hecho, Gabriela Gurmandi, asesora de imagen, señala que está bien vestirse de manera cómoda, pero no irse al extremo y quedarse todo el día en pijama, ya que “hay que estar como en situación de trabajo para tener inspiración y creatividad y una buena jornada”.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *