Liderazgo femenino: 3 maneras de impulsarlo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Experta indica que diversas barreras dificultan el desarrollo profesional de las mujeres, así que el hecho de “que en el mundo laboral haya muchas mujeres no significa que exista diversidad”.

La diversidad laboral es una de las bases para tener equipos con una visión más amplia que hagan propuestas innovadoras y con atención al detalle de las necesidades. Pero, aunque se está en el siglo XXI, es un tema pendiente, sobre todo porque el liderazgo femenino no es una realidad palpable.

Mireya Rangel Zúñiga, directora de Recursos Humanos en Indra, consultoría global, indica que el porcentaje de participación de mujeres líderes a nivel empresarial es del 22%, cifra que no ha cambiado desde 2002. Adicionalmente, subraya que la pandemia impactó en la vida laboral de las mujeres, ya que el número de éstas en posiciones de alto mando están en declive, además de que el 58% labora en la informalidad.

“Que en el mundo laboral haya muchas mujeres no significa que exista diversidad e inclusión”, destacó la especialista, quien afirmó que esto es consecuencia de las diversas barreras sociales que se dan desde el seno familiar hasta el mundo laboral. 

Para la experta, esto evidencia la urgencia de fomentar el liderazgo femenino, por lo cual sugiere tres acciones:

    1. Valoración personal y sororidad. Las mujeres tienen que aprender a reconocer y festejar sus logros, además de que no deben dejar de hacer propuestas, exponer sus ideas y tomar decisiones. Además, quienes se encuentran en cargos gerenciales, por mencionar, deben impulsar a otras mujeres, brindándoles respaldo y los recursos necesarios para el alcance de objetivos. 
    2. Trabajo colaborativo. Es necesario hacer equipo en todos los ámbitos: sentimental, familiar y laboral. De esta manera se dignifica la labor de las mujeres en todos los sentidos, pero igual se forja la equidad de género que, al final de cuentas, beneficia tanto a hombres como mujeres.  
    3. Balance entre la vida personal y profesional. No tiene que haber una lucha entre estos dos ámbitos, ya que esto ha generado que sólo un tercio de las mujeres avance en su vida profesional. De entrada, es una misión que empieza desde las mujeres, quienes tienen que tomar decisiones dejando de lado la culpa o las críticas.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *