Amistad en el trabajo, un arma de doble filo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Experta señala que es vital aprender a marcar límites y diferenciar lo personal de lo laboral, sobre todo cuando una de las partes es líder o jefe.

La convivencia diaria en el trabajo permite que los colaboradores se conozcan y, en muchos casos, esto hace que surja una amistad. Este vínculo se fortalece mediante las actividades que implica el ámbito laboral, lo cual es positivo porque hay mejor sinergia en el equipo y hace que la jornada sea más llevadera, de acuerdo con un estudio de la plataforma de trabajo Bumeran. Pero, por otro lado, la amistad igual puede ser un arma de doble filo, sobre todo cuando hay crecimiento profesional y una de las partes ascienda a un rol de alto mando.

Por naturaleza, los seres humanos se relacionan con quienes tienen afinidad, aunque eso no quiere decir que tengan personalidades similares. De hecho, en la amistad suele haber un equilibrio entre el carácter y humor de una y otra persona. Y, en el plano laboral, esto ocasiona que el compromiso laboral incluso sea más fuerte, ya que las personas tienen la sensación de que están juntos en un proyecto.

Sin embargo, también puede resultar contraproducente, sobre todo cuando hay un ascenso laboral, ya que pueden surgir tres escenarios, por lo similar:

      1. Que se preste a malos entendidos.
      2. Que haya favoritismo.
      3. Que surjan diferencias que dañen el ambiente de trabajo o pongan fin a la amistad.

Arleth Leal Metlich, empresaria y experta en la dirección de compañías en México y Latam, de acuerdo con El Universal, indica que “liderar a las personas que antes eran amigos se complica a la hora de poner límites y hacer que las instrucciones se cumplan, ya que no es fácil que se entienda la importancia de la retroalimentación o las llamadas de atención”.

La experta, también considerada una de Las 100 mujeres más poderosas de Expasión, puntualiza que “hay una línea delgada y si no se sabe manejar puede convertirse en una enemistad”. Lo necesario es aprender a diferenciar la relación personal de la laboral, y la mejor manera es “hablarlo directamente asentar que son amigos, pero lo personal lo tienen que dejar fuera de la oficina.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *