Concentración, la clave para dominar el teletrabajo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Aunque el trabajo remoto ofrece ventajas, igual puede jugar en contra de las personas, sobre todo si no hay una división entre la vida personal y personal.

Enumerar las ventajas del teletrabajo es sencillo, ya que son numerosas y altamente valoradas, sobre todo al hacer una balanza de lo que implicaba ir a la oficina como invertir tiempo y dinero. Por otra parte, también significa un desafío porque el nivel de concentración tiene que ser más alto para cumplir con las actividades del trabajo.

La Coordinación de Psicología de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentó el estudio Impacto del Covid-19 en trabajadores mexicanos, mediante el cual expuso que el teletrabajo puede resultar retador para algunas personas, al grado de ocasionarles estrés crónico, postraumático y económico, síndrome de desgaste ocupacional, trastornos de ansiedad y estrés.

Estos síntomas se presentan, principalmente, cuando los colaboradores no encuentran el equilibrio entre la vida profesional y personal, lo cual puede ser causado por la presión y miedo de no cumplir con los objetivos, ya que el nivel de concentración es bajo.

Al respecto, un artículo de Entrepreneur señala que el 45% de la fuerza laboral estará trabajando desde casa de alguna manera para fines de 2021. He igual destaca que lo positivo es que ha ayudado a alcanzar buenos niveles de productividad, pero lo negativo es que, para que eso pase, se necesita de mayor precisión, enfoque y concentración.

Por lo mismo, Stephen Nalley, escritor de red de liderazgo en Entrepreneur, destaca que los colaboradores deben seguir una serie de pasos para controlar su área de trabajo, a fin de que no ocurra lo contrario. Para ella, los (pasos) más importantes son los siguientes:

      • Tener una rutina. En los centros de trabajo, cada colaborador tenía una rutina que lo hacía alinearse para cumplir con las actividades programadas e incluso imprevistos. En casa, eso cambió totalmente. Por lo tanto, es necesario retomar los hábitos, visualizando que la falta de uniformes y compañeros no quiere decir que no hay horario por cumplir.
      • Comunicación directa. Estar en casa ha implicado usar más medios digitales como correos y mensajería. Aunque su uso es necesario, otra realidad es que no sustituye a la comunicación directa, la cual se caracteriza por su precisión. Se debe encontrar un equilibrio entre estos dos tipos de comunicación, dándole preferencia a la directa, sobre todo cuando se abordarán temas delicados para evitar malos entendidos.
      • Separar la casa del espacio de trabajo. Aunque suene complejo porque las casas fueron invadidas por el mundo laboral, es necesario dividir estos dos ámbitos. En la medida de lo posible, ya que no todos cuentan con los espacios y recursos ideales, hay que generar un espacio de trabajo que sea exclusivamente para eso; de esta manera, es más fácil mantener la individualidad en cada uno.

Aunque son hábitos básicos, varias personas los han dejado en el olvido. Y ese ha sido de los principales errores porque hay que adaptarse y educar a la mente para que comprenda que él área de trabajo y el del hogar no son los mismos, de modo que la manera de actuar es diferente. Esta transición y adecuación es clave para recuperar la rutina, cumplir con el trabajo y evitar sobrecargas laborales.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *