Design thinking, una metodología para innovar en tu empresa

Por: Redacción Recursos Humanos TV

De acuerdo con Tim Brown, profesor de Stanford y padre del método, se centra en tres bases: deseabilidad, factibilidad y viabilidad.

La innovación es un objetivo en común en la mayoría de las empresas porque ayuda a que éstas mejoren sus procesos, reduzcan tiempos, sean eficientes y prósperas y se mantengan en el terreno de juego. Reforzarla es una tarea que involucra a todos los colaboradores, y una manera de que haya sinergia es a través de la metodología design thinking, también conocida como pensamiento de diseño.

El término lo acuñó el Premio Nobel de Economía Herbert Simon, en 1969. Incluso abordó el tema en su libro La ciencia de lo artificial. Sin embargo, fue hasta 2008 cuando Tim Brown, profesor de la universidad de Stanford, lo retomó y posicionó, al presentar el desarrollo de la metodología, misma que implementó al crear la consultoría IDEO, que actualmente es líder mundial de innovación

La agencia Señor creativo expone que Tim Brown, conocido como el padre del método, centra el pensamiento de diseño en tres bases:

  • Deseabilidad. Tomar en cuenta las necesidades de las personas en la idea. Las preguntas claves son: ¿qué requieren las personas? y ¿qué se necesita para atender esas necesidades?
  • Factibilidad. Consiste en las posibilidades que ofrece la tecnología. Las preguntas clave son: ¿con qué se puede hacer? y ¿qué es factible?
  • Viabilidad. Medir las expectativas de éxito de las empresas. Las preguntas clave son: ¿es viable emprender el proyecto o tomar determinada decisión? y ¿qué es financieramente viable?

Aunque el enfoque principal son las estrategias creativas que los diseñadores utilizan durante el proceso de diseño, se puede aplicar en prácticamente todas las industrias e incluso en la planificación de proyectos porque el modo de pensar se centra en las personas y sus necesidades, indica la comunidad en línea Design Thinking.

Pero, ¿cómo es posible? Para Tim Brown hay cinco pasos que se deben ejecutar, independientemente de la situación a atender, es decir, un nuevo proyecto, producto o servicio, una nueva iniciativa o incluso un conflicto grupal.

  • Empatizar. Es necesario comprender todas las aristas de una situación para tener una visión general y real, por eso aplica la frase “ponerse en los zapatos del otro”.
  • Definir. El foco es encontrar el problema o falla precisa, es decir, no dejarse llevar por los distractores que podrían parecer el problema central.
  • Idear. El trabajo se centra en encontrar soluciones; para que sean las correctas, es necesario dejar de lado las ideas preconcebidas y juicios.
  • Prototipar. Es actuar y hacer que las ideas o soluciones sean tangibles.
  • Testear. Consiste en probar los resultados.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *