¿Qué se tiene que hacer si estás harto de tu empleo?

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Experta indica que hay muchas personas no cambian de trabajo “no han aclarado sus valores y no alinean su trabajo con su propósito de vida”

Trabajar es una responsabilidad y necesidad, pero cuando las personas sienten pasión por lo que hacen y están bajo buenas condiciones, se puede decir que están frente a un empleo ganador. Sin embargo, no todos los colaboradores están en ese escenario, es decir, trabajar se vuelve pesado, tedioso y un desafío diario. En ese caso, la pregunta principal es: ¿Qué se tiene que hacer?

La pandemia provocó que muchas personas perdieran sus empleos o tuvieran un reajuste en el sueldo. Quienes conservan sus empleos, los cuidan por la misma crisis que se vive, independientemente de cómo se sienten en ellos.

Y aunque la actividad económica y laboral se está activando, la cantidad de puestos que se ofertan no es suficiente, además de que otros factores que juegan un papel importante son los requisitos que se solicitan, los sueldos y condiciones laborales que se ofrecen y la duración de los procesos de selección.

Esto no impide que una persona cambie de empleo, pero sí que sea más complejo lograrlo, sobre todo para quienes no tienen un respaldo financiero. 

Al respecto, Maggie Mistal, experta en cambio de carrera global: entrenadora, oradora / portavoz, líder de seminario y presentadora de podcast en MMM Career Consulting, señala que el principal motivo por el que las personas permanecen en un empleo que no les gusta es porque “no se dan cuenta de qué más pueden hacer”.

 “Muchas personas no toman el tiempo para identificar lo que las hace felices o dónde residen sus talentos. No han aclarado sus valores ni pensado en cómo les gustaría utilizar sus habilidades para hacer una diferencia y alinear su trabajo con su propósito. Con frecuencia, asumen que el trabajo es sólo una serie de tareas y ni siquiera buscan nada más que eso cuando eligen una carrera”.

Al respecto, la Dra. Katharine Brooks, consejera profesional, entrenadora y escritora, expone que hay diferentes motivos que ocasionan que una persona no quiera estar en un trabajo. 

      • Puede haber un conflicto entre sus intereses y los deberes del puesto.
      • El trabajo puede ser demasiado exigente o no suficientemente exigente.
      • Falta de capacitación para el puesto o de seguridad en el trabajo.
      • Mala relación con sus compañeros de trabajo o un supervisor.
      • Mala remuneración o malas condiciones de trabajo.
      • Simplemente estar agotado.

Analizar antes de decidir

Por lo mismo, la consejera indica que el primer paso para decidir hacer un cambio es hacer un análisis o autoevaluación centrada en preguntas clave: ¿Por qué odio mi trabajo?, ¿es una nueva sensación o siempre me ha disgustado? Y ¿qué me hace sentir así: la gente con la que trabajo, las tareas que debo hacer o la cultura de la empresa? 

Como segundo paso, sugiere hacer un listado de puntos a favor y en contra del trabajo, a fin de saber si hay algo que se pueda hacer o no. Finalmente, el tercer paso es hablar con el jefe o líder para llegar a acuerdos, en caso de que haya cuestiones negociables.

En el caso de haber detectado que no hay manera de mejorar las cosas o tener una negativa en la charla con el jefe o líder, es conveniente trazar un plan de acción que, básicamente, consiste en no renunciar hasta no tener otro empleo y, en lo que eso ocurre, ahorrar. Adicionalmente, en este proceso, se tiene que analizar otro punto: el problema realmente le compete a la empresa o a uno mismo; este ejercicio permitirá tener claridad para no errar al buscar y aceptar un nuevo empleo.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *