Clichés que debes evitar en las entrevistas de trabajo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Prepararse e investigar acerca de la empresa de interés son recursos necesarios para ofrecer respuestas inteligentes, auténticas y que te diferencien. 

La mayoría de los reclutadores tiene un guion o estilo para hacer las entrevistas de trabajo, a fin de obtener respuestas más objetivas y de las mismas áreas para una mejor evaluación. Por su parte, algunos aspirantes suelen caer en clichés que pueden alejarnos de la anhelada contratación.

Por lo general, las personas caen en los clichés porque son una manera sencilla y práctica de responder a determinadas preguntas, aunque igual lo hacen porque ya se han acostumbrado a usar las mismas respuestas, sin considerar si aportan o no valor al proceso de entrevista.

El portal Sandler Training indica que hay tres frases clichés que todo aspirante debe evitar:

    • Soy un gran trabajador
    • Soy la persona correcta para este trabajo.
    • Mi mayor debilidad/defecto es que soy perfeccionista.

Estas frases son comunes y por eso las personas no se diferencian del resto, es decir, generan lo contrario a lo esperado. Esto quiere decir que es necesario cambiar el chip y, para que eso ocurra, las personas necesitan conocerse y tener la madurez para admitir cuáles son sus cualidades, pero también áreas de oportunidad.

Al respecto, Entrepreneur indica que hay preguntas básicas que los reclutadores hacen para conocer si los candidatos se prepararon para la entrevista y si son sinceros o dicen lo que se cree que se quiere escuchar.

De hecho, detalla que las tres preguntas que hace que las personas digan respuestas clichés son las siguientes:

    • Por qué quieres trabajar aquí. El objetivo es saber si el candidato investigó acerca de la empresa. Para dar una respuesta puntual, lo necesario es familiarizarse con la cultura laboral y misión de la empresa, al ser los pilares de las corporaciones.
    • Cuáles son tus fortalezas y debilidades. Esto ayuda a definir si una persona tiene las habilidades y cualidades para el puesto. El truco es tomar en cuenta los puntos fuertes y débiles y cómo benefician y se pueden mejorar para tener un buen desempeño y cumplir los objetivos.
    • Por qué te tienen que contratar. Como indica el portal Sandler Training, no se trata de decir que uno tiene lo necesario y por eso es el ideal, sino de compartir situaciones realistas que han sido parte del crecimiento profesional. Es válido recurrir a logros, sobre todo los que se relacionen con el nuevo trabajo, pero sin exagerar.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *