Aprender a descontarse, clave para tener una vida equilibrada

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Profesor asegura que un método eficiente para desconectarse del trabajo, sobre todo cuando se labora en casa, es crear una distancia física.

En un mundo que cada vez está más conectado digitalmente, es más complejo desconectarse. En el trabajo, muchos empleados permanecen en línea luego de la jornada laboral, ya sea por pasión, carga de tareas, distracción y miedo a que los jefes crean que no se está trabajando lo suficiente. Sin embargo, ninguno de estos motivos justifica la pérdida del equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

La desconexión es primordial porque es la manera en la que las personas descansan, recargan energía y tienen ideas más creativas. Esto lo avalan estudios, de acuerdo con la Fundación Española del Corazón, la cual indica, a modo de ejemplo, que dormir bien permite que el cerebro descanse, la producción de hormonas sea equilibrada y la imaginación sea más potente.

Otros beneficios son los siguientes:

    • Protege al corazón
    • Reduce la depresión
    • Ayuda a perder peso
    • Mejora la memoria

Adam Alter, profesor de Mercadotecnia en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, dice que un método eficiente para desconectarse del trabajo, sobre todo cuando se labora en casa, es crear una distancia física.

El también autor del libro Irresistible: The Rise of Addictive Technology and the Business of Keeping Us Hooked propone activar una alarma con la hora de “salida” para abandonar el área que se ocupa para trabajar; en caso de que no se cuenta con un área específica, ya que se trabaja en el cuarto, la alarma debe ser vista como el indicador de que es momento de decirle adiós a las actividades laborales.

Al principio, puede resultar difícil, pero con el tiempo se volverá parte de la rutina y se alcanzará el objetivo: desconectarse del trabajo.

Para que los compañeros de trabajo e incluso los jefes respeten el tiempo de desconexión, es necesario que las personas lo manifiesten. ¿Cómo? Adoptando la misma tecnología. Por ejemplo: poner en el estatus del móvil (mensajes) ausente o no molestar e incluso indicar el horario de trabajo y atención. En el correo electrónico, activar la respuesta automática para informar que no habrá respuesta inmediata.

Estos cambios pueden parecer mínimos, pero son simbólicos porque son mecanismos para que uno mismo respete el tiempo personal y familiar. No se debe tener miedo de adoptarlos, ya que el descanso y desconexión son primordiales para ser productivos y eficientes.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *