Uso correcto de la tecnología, clave para sobrellevar el esquema híbrido

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Neurocientífica indica que se tiene que analizar cuándo, cómo, dónde y con quiénes usar cada herramienta digital para tener equilibrio entre la vida personal y laboral.

Los esquemas de trabajo han cambiado y el modelo del que más se habla es el híbrido, al permitir que los colaboradores independicen el ámbito profesional del personal, pero con mayor flexibilidad laboral. Sin embargo, este nuevo sistema de trabajo puede ser tan positivo como negativo, destacan expertos, quienes afirman que un factor clave es el correcto uso de la tecnología.

Antes de que se retomara el mundo laboral en las oficinas, la incógnita era cómo sería ese nuevo escenario. Con el paso del tiempo, la mayoría de las organizaciones encontró la respuesta: con el esquema híbrido. La implementación del mismo mediante empresas como Facebook y Google alentaron a más empresas a inclinarse por lo mismo.

Pero para Emiliana Simon-Thomas, neurocientífica y profesora de la Ciencia de la Felicidad en el Trabajo en la Universidad de California, campus Berkeley, la nueva pregunta es “cuán importante es ser deliberados y decisivos sobre la manera en que usamos la tecnología”.

Para que esto ocurra, es necesario establecer límites para no afectar los nuevos estilos de vida en el hogar y la oficina. En pocas palabras, lidiar con la nueva forma híbrida de trabajar consiste en aprovechar la oportunidad de tener interacciones cara a cara en la oficina, mientras el teléfono sería la herramienta por excelencia en el hogar.

Adicionalmente, hay cuatro recomendaciones para facilitar el trabajo mediante este esquema:

    • Emplear las videollamadas con moderación; por esto, es necesario evaluar si hay un verdadero propósito para el video como compartir material audiovisual o presentar a un nuevo integrante
    • El envío de mensajes, tanto para empleados que están en casa como en oficina, debe ser considerado y consciente, es decir, evitar mensajes tajantes o con crítica áspera; por el contrario, son mejores los mensajes con contexto y que demuestran interés y curiosidad.
    • Respetar el tiempo de las personas y ser conscientes de que una interrupción sin sentido sólo entorpece el trabajo.
    • Aprender a desconectarse, lo cual no sólo beneficia al colaborador que lo hace, sino al equipo en general, al establecer y entender que todos tienen actividades y prioridades ajenas al trabajo.

Independientemente de las herramientas que se elijan, la neurocientífica señala que la pandemia debe ser vista como una oportunidad para entender mejor el mundo digital, recordando que “no tenemos la entonación, la expresión facial ni los gestos en la postura de los que normalmente dependemos”, de modo que “la respuesta más mundana puede significar un universo de cosas para la persona que la recibe”.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *