Chief Happiness Officer: qué es y cómo influye en las empresas

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Expertos destacan importancia de esta figura porque “el bienestar corporativo es una necesidad inexcusable para las empresas”.

Los efectos de la pandemia han sido diversos, sobre todo en el mundo laboral, ya que no todo ha sido negativo. Un tema que ha ganado interés e importancia es la felicidad de los colaboradores, que anteriormente era abordada, pero de manera superficial, a pesar de que un empleado feliz está más motivado y es en un 28% más productivo. Por ello, los expertos destacan la importancia de cuidar a los empleados mediante la figura Chief Happiness Officer (CHO).

María Vento Bolaño, directora de Diagnóstico Cultural y Ranking Best Workplaces, dice que “ha tenido que venir el Covid para terminar de demostrar que las compañías necesitan cuidar a las personas, ya que ellas les van a ayudar a salir adelante en periodos complicados como el que estamos viviendo”.

Ante la importancia de este tema, la figura de CHO, en español conocida como director de felicidad, tiene precisamente esa responsabilidad: atraer y retener el talento en las empresas mediante estrategias de felicidad en el trabajo definidas en el Departamento de Felicidad, destaca el consultor y speaker Manu Romero Álvarez.

Sin embargo, el CHO sólo era usado en organizaciones que desde antes de la pandemia ya apostaban por el valor de las personas y la rentabilidad de un empleado feliz. Pero los estragos del Covid-19 han permitido que esta figura se consolide, ya que “el bienestar corporativo se ha convertido en una necesidad inexcusable para las empresas”.

Como parte sus actividades, el CHO tiene que medir la felicidad de los colaboradores mediante diversas herramientas como las encuestas, ya que esa información “se usa para mejorar”, indica para María Vento, quien enfatiza que eso “genera confianza porque los empleados ven que sus opiniones han servido para mejorar sus experiencias en el trabajo”.

La Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores IEBS Business School señala que este cargo, también conocido como Happiness Manager (gerente de felicidad) y Happiness Consultant (consultor de felicidad), debe tomar en cuenta tres directrices para ofrecer resultados realistas:

    1. Implementar canales de comunicación adecuados. Estos varían en cada empresa, de modo que se tienen que analizar cuáles son las mejores opciones, ya que esto permitirá que los empleados tengan medios para externar sus opiniones, propuestas o insatisfacciones. Durante este proceso, se tiene que trabajar para que los colaboradores se sientan, escuchados, entendidos y valorados.
    2. Fomentar actividades en pro de los colaboradores. Estas tienen que incluir acciones que generen un mejor ambiente de equipo y que fomenten el cuidado integral de las personas. Adicional, la clave es conocer a los empleados y saber cuáles son sus necesidades particulares, ya que son las que tienen un verdadero efecto.
    3. Vigilar que haya conciliación entre vida profesional y laboral. Aquí entran dos factores importantes: la flexibilidad, sobre todo en los horarios, y las situaciones que vive o afronta cada persona porque eso define lo que requieren. Lo ideal es dialogar y llegar a acuerdos favorecedores tanto para las personas como para las organizaciones.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *