Carta de recomendación laboral: lo que necesitas saber antes de pedirla

Por: Redacción Recursos Humanos TV

No sólo sirve para conseguir un nuevo empleo, sino también para obtener un ascenso. Su contenido debe ser puntual, así que la clave es no exagerar.

En la búsqueda de trabajo habrá empresas que no sólo se fijarán en el historial laboral de la hoja de vida, sino que querrán comprobar que todo lo expuesto es cierto. Esto ocasiona que algunas organizaciones soliciten referencias laborales también conocidas como cartas de recomendación, las cuales no sólo sirven para conseguir un empleo, sino incluso un ascenso.

OCCMundial define a este recurso como “un escrito formal que sirve de referencia para los candidatos” y que “es un punto de apoyo para los reclutadores porque su contenido tiene la finalidad de servir como reforzamiento de los candidatos y, por ellos, es de utilidad en el proceso de selección”.

La plataforma de trabajo indica que es importante diferenciar a la carta de recomendación laboral de la constancia; la primera sirve para exponer las cualidades de un colaborador y destacar sus funciones, mientras que la segunda acredita que se laboró en la empresa un determinado tiempo, es decir, no brinda información sustancial acerca de las actividades del colaborador.

Por lo tanto, la carta de recomendación laboral “debe incluir información extra de la vida laboral y las cualidades del solicitante”. Pero el portal Semana subraya que “no está pensada para exagerar los logros o capacidades, sino dar una visión general de cómo se desempeñaron las labores”.

Quién debe hacerla

Lo ideal es solicitársela al jefe directo o un supervisor, es decir, una figura de alto mando que tenga conocimientos de las funciones que se realizaban. La clave es no tener pena de pedirla, así que simplemente se debe solicitarla de manera puntual y educada. 

Para tener comentarios certeros, lo mejor es solicitarla antes de postularse al ascenso para tener los documentos a la mano. Si se trata de un cambio de empresa, entonces, lo mejor solicitarla luego de presentar la renuncia para que las personas tengan “fresca” las actividades que se han realizado.

Al tratarse de un documento formal, su estructura debe incluir los siguientes datos; sin embargo, esto no quiere decir que la persona que la redacte no puede incluir otros datos, al contrario, sobre todo si la reforzarán.

    • Fecha y dirección.
    • Destinatario.
    • Mensaje.
    • Nombre, firma y puesto (de quien la escribe)
    • Datos de la empresa. 

Por su parte, Milenio indica que hay puntos clave para que la carta de recomendación sea efectiva:

    • Que esté impresa en una hoja membretada.
    • Que esté escrita en primera persona.
    • Que se exponga el desarrollo profesional de la persona, es decir, qué hacía cuando entró a la empresa y cuando concluyó sus servicios.
    • Describir las tareas más importantes que se realizaban. 
    • Tener la firma de quien la redactó.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *