Brecha de género causa que mujeres tengan una visión laboral alentadora hasta los 45 años 

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Experto en RRHH: invita a las empresas a fomentar el liderazgo por igual, lo cual propicia un equilibrio para la mejor toma de decisiones.

El liderazgo puede provenir de cualquier persona y por ello es necesario que las empresas trabajen para romper la brecha de género, ya que esto repercute en el desarrollo profesional de las mujeres, ya que es hasta los 45 años de edad que consideran que tienen buenas oportunidades laborales, de acuerdo con un estudio de EY, una de las principales firmas de servicios profesionales.

Cabe destacar que la brecha de género se evidenció con la pandemia porque hubo un retroceso en lo que se había avanzado, destaca la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ya que 13 millones de mujeres de América Latina y el Caribe perdieron sus empleos.

Al respecto, George Paiva, director de RRHH para América Latina de Orange Business Services, destaca, de acuerdo con un análisis que presentó en Alto Nivel, que no todo se trata de desventajas, ya que igual hay datos positivos a enfatizar; por ejemplo:

    • En América del Sur y Central, la participación de las mujeres en el mercado de trabajo aumentó, ya que en 1995 era de 44.5% y en 2015 de 52.6%.
    • La mayoría de los países de la región presentan tasas más elevadas de mujeres matriculadas en nivel terciario y maestrías, en contraste con los hombres.

Para George Paiva, esto expone la importancia de romper la brecha de género y tomar medidas que impulsen por igual a los colaboradores y desde sus primeros años de desarrollo profesional. Por lo mismo, el experto en RRHH hace un llamado a las empresas: forjar a líderes, dejando de lado la visión de que es un rol que les compete a los hombres. 

A fin de fundamentar su análisis, destaca que, según un estudio de EY, el 71.98% de las mujeres afirma que está preparada para dirigir a los equipos en el nuevo entorno laboral; aunque hay una diferencia pequeña, este porcentaje está por encima que el de los hombres encuestados (71.90%).

Pero esa misma investigación expone que es a partir de los 45 años de edad que las mujeres tienen una visión más optimista acerca de su desarrollo profesional que los hombres. Esto quiere decir que las mujeres más jóvenes consideran que tienen menos posibilidades de crecimiento en sus primeros años de trabajo, que son los que deberían visualizar como los más productivos.

Por lo tanto, las organizaciones deben poner como prioridad el fomentar bases para que haya un desarrollo profesional equitativo. Además, deben considerar que pueden incrementar un 15% su rentabilidad al tener un 30% de mujeres en posiciones de liderazgo.

 Y, como publicamos, las principales directrices para empezar con esta tarea son tres:

    • Cultura empresarial inclusiva y diversa. 
    • Tener políticas con base en la paridad. 
    • Propiciar áreas seguras. 

 De modo que el liderazgo femenino contribuye a disminuir la brecha, además de que las empresas tienen beneficios directos en todos los sentidos, ya que los estudios destacan que la diversidad e igualdad propician un equilibrio para la mejor toma de decisiones.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *