Cabinas de relajación de Amazon son tachadas de “armarios de desesperación”

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Los “kioscos interactivos” son parte del plan WorkingWell que la empresa diseño, tras las críticas que recibió por las condiciones en que labora su personal.

Tras la ola de quejas y críticas por las condiciones de trabajo, Amazon instaló las cabinas de relajación denominadas AmaZen para que los colaboradores tengan un espacio donde meditar y disminuir los niveles de estrés y cansancio debido a la demanda de trabajo. Sin embargo, esta medida le ha resultado contraproducente a la compañía, ya que han quienes dicen que se tratan de “armarios de desesperación” o “ataúdes zen”.

Amazon es una empresa posicionada por sus múltiples servicios, pero a raíz de la pandemia su carga de trabajo se intensificó, ante la demanda de pedidos en línea. Esto se traduce en más ganancias para la compañía, pero también en más trabajo para los empleados, quienes externaron que laboran en condiciones inadecuadas, ya que la empresa no respeta ni el tiempo de descanso. 

Como ejemplo, los trabajadores de los almacenes compartieron que son vigilados toda la jornada para que no abandonen por mucho tiempo su labor principal, ya que, de hacerlo, reciben mensajes si exceden, de modo que esto no les permite ni ir al baño cuando lo necesitan. De hecho, un caso sonado fue que los repartidores orinan en botellas de plástico para cumplir con los extensos horarios de trabajo y evitar ser despedidos.

Programa con “kioscos interactivos”

Esas situaciones orillaron a Amazon a tomar medidas, surgiendo el programa WorkingWell, que la misma empresa define como “una combinación de actividades físicas y mentales, ejercicios de bienestar y apoyo a la alimentación saludable destinado a ayudarlos a recargarse y revitalizarse”.

Entre las acciones que incluye el plan destacan las cabinas AmaZen, que están ubicadas en los edificios de la empresa. Tienen plantas en una repisa, un ventilador, carteles acerca de relajación y nutrición en las paredes, así como un ordenador con una lista de videos de relajación y meditación.

A través de un vídeo, Leila Brown, creadora de las cabinas, explica que se trata de “un kiosco interactivo donde se puede navegar por una librería de productos de salud mental para recargar sus baterías internas”.

Sin embargo, la medida no ha sido del agrado colectivo, ya que las críticas no se hicieron esperar en las redes sociales. De acuerdo con El País, algunos usuarios describen a las cabinas como “ataúdes zen”, “frigoríficos zen” y “manicomios individuales”. 

Por su parte, el político español Iñigo Errejón Galván, diputado del partido Más País, tuiteó lo siguiente:

“Un armario de la desesperación para ir a llorar cuando por la falta de derechos te come la ansiedad. La alternativa al futuro verde es el futuro Black Mirror”.

Cabe recordar que en febrero pasado Jeff Bezos, fundador de la empresa, dio a conocer que se retiraría de su cargo como director ejecutivo, así que un mes después, en marzo, envió una carta final a los accionistas para expresar que es necesario tratar mejor a los empleados.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *