Las soft skills, ¿son más importantes que las hard skills?

Por: Redacción Recursos Humanos TV

De acuerdo con un experto, ambas varían ante los ojos de cada empresa y cargo, ya que son adaptables a los diferentes escenarios de trabajo.

Para las organizaciones es vital contar con empleados preparados y con confirmación académica, pero igual con aptitudes que les permitan desenvolverse en el ámbito laboral, sobre todo en el actual que se reinició debido a la pandemia. Esta situación generó que surja una duda: ¿las soft skills se han vuelto más necesarias que las hard skills

Primero hay que recordar que las hard skills (habilidades duras) se refieren a las competencias que se adquieren mediante formación y experiencia profesional, señala la empresa Ionos. Por lo tanto, algunos ejemplos son la experiencia en manejo de software y conocimientos en alguna área en específico, es decir, habilidades concretas que facilitan la realización de una tarea o trabajo.

La misma empresa detalla que las soft skills (habilidades blandas) se vinculan con las actitudes que los empleados tienen en el día a día en la empresa. Por lo tanto, se trata de habilidades relacionadas con la resolución de conflictos, productividad y facilidad para trabajar en equipo.

De acuerdo con el portal Psicología y Mente, las hard skills y las soft skills tienen tres diferencias esenciales: 

    • Cada una requiere de inteligencias diferentes. Las hard skills están asociadas con la inteligencia general o coeficiente intelectual, mientras que las soft skills con la inteligencia emocional.
    • Cada una es visualizada de diferente manera. Para las empresas, las hard skills no son variables, ya que están direccionadas a roles, cargos o puestos específicos. Pero las soft skills sí son variables, ya que todo depende de la cultura corporativa y el equipo de trabajo de las empresas.
    • Cada una requiere de diferentes procesos de aprendizaje. Las hard skills parten de información reglada y por lo mismo hay diferentes niveles para adquirirlas, mientras que para las soft skills no hay una mecánica o rumbo establecido porque son habilidades interpersonales.

Al respecto, Bernd Schulz, profesor en la Universidad Técnica de Dresden, en Alemania, “la percepción de qué son las soft skill varía de un contexto a otro. Una materia puede ser considerada soft skill en un área en particular, pero puede ser reconocida como hard skill en otra. Por ejemplo, el entrenamiento en asuntos de conciencia social puede ser útil para un químico, pero es una necesidad absoluta para un experto en recursos humanos en una sociedad multicultural”.

En resumen, ambas son necesarias porque ayudan a concretar actividades de manera exitosa, ya que se compaginan para que esto ocurra. Y, por otra parte, porque son adaptables para los diferentes escenarios laborales, de modo que todo depende de las necesidades y características de las empresas y de cómo una persona atenderá las mismas, de acuerdo con las habilidades que tiene.

Ante esto, lo ideal es que los empleados refuercen tanto las hard skills como las soft skills, ya que de esta manera serán vistos como elementos con mayor preparación en ambos niveles.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *