Liderazgo femenino, 3 maneras de fomentarlo en el mundo laboral

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Entre sus beneficios destacan factores relaciones con la inteligencia emocional y la gestión de talento horizontal, de acuerdo con un informe de Connect Americas.

Durante años, el liderazgo en los equipos de trabajo estuvo mayormente relacionado con los hombres, lo cual explica porque en las juntas directivas hay más hombres que mujeres. Actualmente, este término ya involucra a las mujeres, ya que hay mayor apertura y ambos sexos disputan esos cargos, dejando de lado la monopolización masculina. Sin embargo, la interrogante de numerosas empresas es cómo impulsar el liderazgo femenino.

Primero hay que tener en claro que esta habilidad permite encabezar grupos para concretar actividades de manera eficiente, ya que “un líder es aquella persona que desarrolla el poder de influencia sobre los demás”, señala John C. Maxwell, autor, entrenador y orador.

De modo que apostar por el liderazgo femenino significa contribuir a la disminución de las brechas de género y sueldo, además de que las empresas tienen beneficios directos en todos los sentidos, ya que los estudios destacan que la diversidad y equidad propician un equilibrio para la mejor toma de decisiones.

Por ejemplo, el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) de la Universidad Panamericana IPADE Business School dio a conocer que la participación de las mujeres en los consejos de administración de las empresas mexicanas cotizadas en bolsa es del 8.7% y sólo el 2.2% son consejeras independientes.

Sin embargo, al tener un 30% de mujeres en posiciones de liderazgo, las empresas pueden incrementar un 15% su rentabilidad.

Por su parte, el estudio Women in the Boardroom. A Global Perspective, efectuado por Deloitte, expuso que Noruega ocupa el primer lugar en el mundo en tener el mayor porcentaje de mujeres en Consejos de Administración con el 36.7%, mientras que en México sólo el 6% de los Consejos cuentan con integrantes del género femenino.

Asimismo, un informe de Connect Americas, comunidad de negocios e inversiones, señala que las principales ventajas de tener a mujeres en puestos directivos se centran en la inteligencia emocional y la gestión de talento horizontal, ya que:

Fomentarlo es primordial, de modo que las organizaciones deben considerar tres temas esenciales:

    1. Cultura empresarial inclusiva y diversa. Su función es enmarcar y presentar el todo de lo que son las organizaciones, y por ello es fundamental incluir acciones que propicien confianza, seguridad y apoyo para todos los colaboradores. De esta forma, cualquier empleado sentirá el respaldo de externar opiniones sin sentirse juzgado o minorizado.
    2. Tener políticas con base en la paridad. Estos son los lineamientos básicos en toda empresa, de modo que desde ellos se tiene que trabajar para brindar igualdad de oportunidades, es decir, no basarse en el sexo de las personas. En el caso de los procesos de reclutamiento, el ejemplo más concreto es la selección ciega, que precisamente deja en un segundo plano si la persona interesada es hombre o mujer, ya que lo más importante son las habilidades y conocimientos que tiene y cómo pueden aportar a la empresa.
    3. Propiciar áreas seguras. Dos de las realidades que viven y afrontan tanto mujeres como hombres son los acosos y violencia; en el caso de las primeras, los incidentes son más altos. Esto significa que las corporaciones tienen que trabajar para brindar espacios libres de estos escenarios, ya que, de lo contrario, no habría congruencia. Una de las acciones más claras es la tolerancia cero, ya que ningún trato irrespetuoso, grosero y/o agresivo debe tener cabida en ningún lugar.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *