Plussing, la técnica de Pixar para pasar de la crítica a la creación

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Investigador afirma que hay 3 puntos clave, que se centran en que sólo se puede criticar una idea si también se agrega una sugerencia constructiva.

Durante las juntas de trabajo, es común escuchar diversas propuestas o puntos de vista acerca de un proyecto. Sin embargo, no todos los líderes o directivos saben cómo mejorar el flujo de esas ideas, ya que en ocasiones los veredictos finales incluyen el famoso “pero” o simplemente son descartados. Por ese motivo, la técnica plussing de Pixar Animation Studios ha destacado en los equipos de trabajo, ya que se centra entre tres puntos.

El término plussing fue popularizado por Pixar, al ser la herramienta que usa para confrontar una idea o propuesta con el equipo de trabajo con dos objetivos: valorar y brindar crítica constructiva. De esta manera, se evita la crítica destructiva, además de que se les da una verdadera oportunidad a las ideas para que así no se tenga que empezar de cero, sino trabajar con lo que se tiene, pero mejorándolo al 100%, es decir, convirtiéndolas en ideas “plus”.

Para el consultor e investigador Daniel Gogek, esta técnica permite que en los equipos los colaboradores trabajen en conjunto, de modo que siguen en movimiento y, lo más importante, en cada reunión diaria produzca nuevas ideas y posiblemente mejores historias.

 “En lugar de criticar al azar un boceto o descartar una idea, la regla general es que sólo puede criticar una idea si también agrega una sugerencia constructiva. De ahí el nombre plussing”, señala Daniel Gogek, quien agrega que todo se resume en que Pixar transforma la crítica en creación.

Para poner en marcha esta práctica, el experto señala que hay tres pasos o puntos elementales:

    1. Aceptar todas las propuestas y preguntarse cómo mejorarlas. De entrada, la clave es escuchar y prestar atención a los detalles de la propuesta, de modo que se tienen que evitar las interrupciones o comentarios que sólo buscan “aniquilar” la idea. Además, se tiene que cambiar al “sí, pero…” por “¿y sí también…”, es decir, sumar, pulir y mejorar la propuesta.
    2. Reconocer el trabajo de los compañeros. No se trata de elogiar, sino de saber aceptar el buen trabajo y la dedicación de una persona, ya que esto habla del respeto que un equipo tiene. Por otra parte, esto implica evitar hacer comentarios con tintes de ataque o negativos; por lo tanto, se tiene que trabajar en una comunicación positiva, eliminando frases como “es una propuesta sin sentido” y “eso no funcionará porque no cumple las expectativas de los clientes”.
    3. Estructurar la comunicación del equipo. Lo primero es tener en cuenta que este método se da luego de una lluvia de ideas, ya que en el plussing ya hay un punto de partida. Y, por lo tanto, tiene que haber una guía y orientación para obtener mejores resultados.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *