Empleados conflictivos: los 5 perfiles que causan revuelo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Psicóloga señala que estos se pueden identificar mediante conductas clave, de modo que comparte cómo hacerles frente para evitar conflictos.

El mundo laboral es un universo de personalidades, actitudes y opiniones. Hay colaboradores que congenian por las similitudes o intereses que tienen, pero, sobre todo, porque propician ambientes amenos; sin embargo, hay otros trabajadores que sobresalen por ser todo lo contrario, al actuar erróneamente, es decir, mienten, retiene información, aparentan que trabajan y generan rumores que afectan al equipo de trabajo. Entonces, la pregunta es: ¿Cómo identificarlos de acuerdo con su personalidad?

La psicóloga Ona Palau Domingo, integrante de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña y profesora asociada en la Universidad de Lérida, España, señala que hay cinco perfiles de empleados que son conflictivos; a fin de identificarlos, la experta describe sus rasgos clave, así como la manera de lidiar con ellos.

    • Doble caras. Siempre aparentan ser lo que no son. Se caracterizan por ser manipuladores, ya que buscan su beneficio y tener crecimiento o posicionamiento en el trabajo para tener poder.

Cómo trabajar con ellos. Si se comparte algún proyecto con este tipo de compañeros, lo ideal es ser puntuales en cómo se trabajará y qué tareas le corresponde a cada persona; adicional, es conveniente tener esto por escrito, como correo y notificando a los jefes, a fin de contar con un respaldo, en caso de que surja algún conflicto.

    • Falso trabajador. Aprovechan cualquier oportunidad para externar que tienen numerosos pendientes, cuando no es así; en caso de estar en lo correcto, encontrarán la forma de delegar las tareas a otros compañeros. Se caracterizan por ser mentalmente ágiles, sobre todo porque mienten seguidamente.

Cómo trabajar con ellos. Hay que ser puntuales con las tareas para que no se “confundan” o incumplan, argumentado que no les explicaron o no entendieron. Es recomendable monitorear el estatus de sus actividades, pero esto no quiere decir que se debe estar detrás de ellos, sino hacerles saber que hay un proceso que se tiene que cumplir. Si no entregan sus encomiendas, hay que dejar indicios de quién sí está haciendo el trabajo.

    • El criticón. Sin pensarlo, siempre critican el trabajo de los compañeros, además de que destacan lo negativo y dicen cómo harían las cosas para que salgan bien. Se caracterizan porque nunca reconocen una buena propuesta, idea o decisión, sobre todo cuando se trata de compañeros que no son de su agrado.

Cómo trabajar con ellos. De manera educada y cordial, se deben cortar las pláticas o comentarios negativos. Otro recurso es usar un lenguaje en positivo, no sólo en temas del trabajo, sino también al momento de interactuar con los compañeros, a fin de recuperar la armonía y unión; esto no sólo aplica para estas situaciones, sino para todo, ya que es una manera de educar a los equipos de trabajo.

    • Adicto al trabajo. Siempre están disponibles e incluso dedican su tiempo libre y/o personal a proyectos extras o improvistos. Y, en el confinamiento, son los que están conectados prácticamente todo el día. Se caracterizan por no decir no y siempre estar en todo, de modo que evidencian al resto de los compañeros.

Cómo trabajar con ellos. La psicóloga enfatiza que estos perfiles suelen ser del agrado de varios jefes, así que lo principal es que los otros trabajadores tengan en claridad en qué tareas le corresponden y cuál es el horario a cumplir; en caso de apegarse a estos lineamientos, no hay razones para sentirse intranquilos. Además, añade la psicóloga, es más probable que un adicto al trabajo tenga una baja debido al estrés que acumula.

    • El pelota. Al igual que una pelota, estos trabajadores se dan a la tarea de ir de un lado a otro para participar en todo lo que sea posible e incluso tener el control de ciertas actividades por una sola razón: destacar ante los directivos, a fin de quedar bien y mostrarse como un recurso irremplazable. Se caracterizan porque siempre buscan ser el foco de atención, ya sea haciendo propuestas o incluso comentarios “graciosos”.

Cómo trabajar con ellos. A diferencia de los otros perfiles, este actúa por su falta de seguridad, de modo que lo más conveniente es no darles importancia y dejarlos trabajar a su ritmo. Al final de cuentas, la experta expone que este perfil implica un gran desgaste en todos los sentidos, razón por la cual las personas que lo tienen terminan evidenciándose por sí solas.

Es muy probable que estos perfiles se encuentren en casi todos los trabajos, así que lo principal es no darles poder para que no interfieran en el trabajo, ánimo y resultados individuales. En caso de que se presenten situaciones extraordinarias o se llegue a casos extremos, lo ideal es tener un acercamiento con el líder para recibir orientación en el tema. Hay que tener presente que la comunicación asertiva siempre será clave para resolver conflictos laborales.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *