Ser conscientes del impacto del rol de líder, clave para ejercer un correcto liderazgo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Experto en RRHH afirma que los colaboradores que perciben un mal liderazgo tienen 25% más probabilidades de sufrir un ataque al corazón.

“Un buen líder lleva a las personas a donde quieren ir. Un gran líder las lleva a donde no necesariamente quieren ir, pero sí donde deben de estar”, es una de las frases más célebres de Rosalynn Carter, exprimera dama de Estados Unidos. 

El valor de la frase radica en que permite conocer la importancia que los líderes tienen en los equipos de trabajo. Por esta misma razón el concepto de liderazgo ha ganado mayor valor en los últimos años, al grado de sustituir al de jefe, ya que el primero es el que impulsa y motiva a un equipo, mientras que el segundo es aquel con un grado de autoridad que ordena y espera resultados con base a lo indicado.

Sin embargo, no basta con que los líderes sólo sean buenos líderes, sino que también tienen que ser conscientes del impacto que tienen en la vida de los colaboradores a su cargo.

Al respecto, Oliver Sahlmann, managing director y leader people strategy en Volkswagen Group Academy México, afirma que los líderes influyen en la vida profesional e incluso personal de los trabajadores y por ello es necesario inclinarse por prácticas positivas.

“Un estudio del Instituto Karolinska, en Suecia, reveló que los colaboradores que perciben un estilo de liderazgo negativo tienen 25% más probabilidades de sufrir un ataque al corazón”, enfatizó Oliver Sahlmann. “Literalmente, podríamos matar a nuestros colaboradores”.

Empleados reconocen el buen liderazgo

En contraparte, destacó que las buenas prácticas de liderazgo tienen un impacto benéfico en la vida de los empleados. De hecho, una encuesta realizada por OCCMundial, dio a conocer que el 60% de los profesionistas considera que el liderazgo es el principal atributo de sus superiores.

Para el director, una manera de fortalecer el liderazgo es enfocándose en lo positivo y encontrando las oportunidades en las situaciones adversas, además de hallar el lado cómico de esos escenarios críticos.

“Está comprobado que un líder que emplea un humor positivo en su equipo aumenta la productividad, previene el síndrome de burnout o del trabajador quemado, mejora la percepción que los gerentes tienen de él e incluso gana más dinero”, sostuvo.

Por lo tanto, el liderazgo debe centrarse en acciones que alienten a los empleados, a fin de que tengan mayor satisfacción en el trabajo y compromiso laboral, lo cual generará que brinden mejores resultados.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *