Reclutamiento: 5 errores al buscar colaboradores en la pandemia

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Ante la crisis sanitaria, las áreas de RRHH actualizaron sus procesos; sin embargo, la mayoría sigue replicando prácticas obsoletas.

Tras las crisis por la pandemia, las áreas de Recursos Humanos han experimentado diversos cambios en todos los aspectos. Por lo mismo, es necesario hacer un puntual análisis en los procesos de reclutamiento, que se tornaron casi totalmente digitales. En esta transición ha habido aciertos, pero igual desaciertos que pueden repercutir en la localización de los candidatos ideales.

La selección de personal es una tarea con alta responsabilidad porque se espera que el seleccionado perdure en la empresa, ya que, de lo contrario, la inversión de recursos (tiempo y dinero) sería un gasto en vano para la empresa. 

Anteriormente, el proceso se centraba en los conocimientos y la experiencia. Pero la pandemia ocasionó modificaciones, ya que las empresas se dieron cuenta que las habilidades juegan un papel importante en los procesos de adaptación. 

Por lo tanto, los reclutadores han tenido que cambiar e incluso innovar sus mecánicas, que no están libres de los errores, ya que en todo proceso de reclutamiento se corren riesgos porque no hay una manera de saber al 100% cómo actuarán los seleccionados en un futuro.

Sin embargo, los siguientes puntos son esenciales para tener un resultado más eficiente.

    1. No entender las necesidades de la empresa.  La falta de comprensión de qué se necesita generará que no haya un objetivo claro al momento de seleccionar candidatos, de modo que es muy probable elegir a alguien que en un futuro no logre cumplir con las actividades.
    2. Basarse en perfiles pasados. Al tener una vacante, lo común es buscar la “copia” del colaborador que se marchó. Pero se debe analizar que la persona que se fue cumplió con tareas y alcanzó metas en un momento que ya concluyó, de modo que el perfilamiento se debe enfocar a las necesidades a futuro.
    3. No tener claridad en el perfil. Por lo general, las empresas enlistan las habilidades y conocimientos que debe tener el aspirante, sin considerar cuál es el sueldo que está ofreciendo. Por lo tanto, no siempre hay congruencia entre las peticiones y los beneficios. Además, es conveniente investigar el rango salarial del mercado para estar a la altura de la competencia.
    4. Anuncios incompletos. Una de las funciones de las entrevistas es brindar los detalles del puesto, pero esto no quiere decir que el anuncio de la vacante deba ser ambiguo. De ser así, no captará la atención de los buscadores de oportunidades laborales.
    5. Buscar en las plataformas tradicionales. La pandemia y digitalización dieron pie a que surgieran nuevas maneras de solicitar y buscar empleo. Un claro ejemplo son las redes sociales, ya que, de acuerdo con un estudio de la Asociación de Internet MX, en 2019 el 2% de los usuarios las empleaba para buscar trabajo, pero en 2020 aumentó al 54%
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *