El efecto Ikea, “cuando el trabajo lleva al amor”

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Tras siete décadas, el fenómeno psicológico sigue vigente para aumentar el compromiso laboral y aumentar la motivación de los colaboradores.

Cuando los colaboradores se sienten parte de una empresa se puede decir que la relación tiene buenos cimientos, lo que refuerza el compromiso de ambas partes. Sin embargo, esto no siempre ocurre y por eso es conveniente tomar en cuenta los fundamentos del Efecto Ikea, que se da cuando las personas le asignan mayor valor a aquello que han contribuido a construir.

El fenómeno psicológico tiene su origen en una campaña publicitaria de Estados Unidos en los años 50. Pero el término fue identificado hasta 2011 en la revista Journal of Consumer Psychology mediante el artículo The Ikea Effect: when Labor Leads to Love (El Efecto Ikea: cuando el trabajo conduce al amor), realizado por los investigadores de la Harvard Business School Michael Norton, Daniel Mochon y Dan Ariely.

El estudio consistió en que los participantes construyeron desde cero muebles y origamis de Ikea. Al término, los investigadores dieron a conocer que:

    • Los participantes valoraron en un 62% más los productos que ellos armaron, en comparación de aquellos en los que no habían trabajado.
    • Y valoraron en un 460% más los origamis que ellos hicieron, en comparación de los que no hicieron.

Ante esto, determinaron que el Efecto Ikea -nombre que establecieron porque trabajaron con productos de la empresa sueca- se da “cuando el trabajo lleva al amor”, ya que “el trabajo incrementa la valoración de productos terminados no solamente para los consumidores que profesan un interés por los proyectos con el slogan ‘hazlo tú mismo’, sino también para quienes no están tan interesados”.

Fenómeno, una necesidad

Este fenómeno se produce porque las personas tienen la necesidad de sentirse autosuficientes, razón por la cual usan sus conocimientos y capacidades para enfrentar diversas situaciones y salir airosos; de hecho, los mismos autores enfatizaron que “el proceso psicológico por el cual el trabajo conduce al amor requiere la consideración de un factor crucial adicional: el que la persona lo perciba como exitoso”.

Aunque el Efecto Ikea suele aplicarse en el campo de marketing, sus fundamentos también son idóneos para reforzar el compromiso de los colaboradores. ¿Por qué? Porque muchas veces los trabajadores están desmotivados y no se sienten parte de una compañía. Sin duda, esto es un foco rojo que indica que la manera de trabajar no está siendo la correcta, de modo que se deben hacer modificaciones.

    • Retos realistas. Una manera de forjarla es mediante el establecimiento de retos realistas, a fin de mantener la motivación y evitar la rutina, que elimina la emoción que debe significar el trabajo.
    • Establecer objetivos. Cuando no hay un rumbo establecido, es muy fácil que las personas pierdan el interés ya que, de entrada, no saben a dónde se dirigen, ni para qué o por qué. 
    • Retroalimentación de ida y regreso. Siempre se hace énfasis en la importancia de la retroalimentación porque es la manera de exponer la situación de cada trabajador, con el objeto de trabajar en las áreas de oportunidad. Sin embargo, también es el canal para conocer la opinión de los colaboradores acerca del liderazgo y, por lo tanto, del líder, quien igual merece ese análisis para saber si lo que él considera es como lo percibe el equipo de trabajo.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *