Personal resiliente, clave para la supervivencia en épocas de adversidad

Por: Redacción Recursos Humanos TV

La falta de esta habilidad puede desencadenar afecciones en la salud, como el síndrome de Burnout, ansiedad o depresión.

Las crisis generadas por la pandemia han afectado las diferentes esferas de la vida, lo cual ha conllevado a encontrar nuevas maneras de hacerle frente a esta misma. Por esto, el término resiliencia ha ganado terreno, ya que se refiere a la capacidad de sobreponerse a situaciones adversas y, luego, adaptarse.

En el trabajo, esta capacidad ya es considerada parte de las soft skills porque permite afrontar la sobrecarga laboral, los conflictos y el estrés, que, de no ser atendidos, pueden desencadenar el síndrome de Burnout, inseguridades, baja autoestima, ansiedad o depresión. En el caso del estrés, el 75% de los trabajadores lo sufre, de acuerdo con El Observatorio de Riesgos Psicosociales del Sindicato Unión General de Trabajadores (UGT). 

Por otra parte, se tiene que enfatizar que ser resiliente no quiere decir que las personas no se vean afectadas o no se equivoquen; por el contrario, afrontan esas situaciones con mayor flexibilidad y una visión más amplia.

Además, no es exclusiva de momentos dramáticos, ya que debe estar presente en el día a día; al final de cuentas, la resiliencia siempre determinará algo: la supervivencia de las empresas cuando lleguen épocas de mayor fragilidad.

Para el psiquiatra y neurólogo Boris Cyrulnik, la definición de la resiliencia es la parte más sencilla: empezar un nuevo desarrollo después de un trauma. Pero lo complicado es descubrir qué condiciones la permiten, es decir, la recuperación, las relaciones y la cultura.

El también autor de libros Resiliencia y adaptación y El amor que nos cura afirma que esta capacidad depende de la manera en la que se construye la personalidad. Sin embargo, hay aspectos esenciales para construirla o reforzarla en los colaboradores; algunos de estos son los siguientes:

    1. Bienestar integral. No sólo se trata de cuidar la salud física, sino también la mental, así como la alimentación. Igual se deben atender las adicciones, al tabaco, por mencionar, a fin de trabajar en el equilibro de las personas.
    2. Conciliación laboral. Ante la pandemia, la flexibilidad laboral ha tenido gran importancia precisamente para tener equipos satisfechos y comprometidos, pero no está de más revisar si en realidad se están brindando acuerdos que beneficien a ambas partes.
    3. Cambiar de enfoque. Por lo general, las personas se autoprograman para ver a las adversidades como obstáculos o amenazas. Esto requiere hacer otra programación, pero en positivo, destacando las ventajas o aprendizajes que se pueden tener incluso para saber que no hacer en determinado caso.
    4. Espacio para uno mismo. En algunos lugares se usan frases como “ponerse la camiseta” para alentar a trabajar excesivamente la gran parte del tiempo; y quizá haya ocasiones en las que sea necesario, pero eso no significa que el descanso deba dejarse a un lado; por el contrario, este tiene que ser valorado porque es vital para el bienestar integral.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *