Comunicación y empatía, pilares para reforzar los vínculos en el teletrabajo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Experta en RRHH destaca que la pandemia y el uso de la tecnología deben ser vistas como “una oportunidad de transformación para el futuro”.

La pandemia ha implicado varios cambios, entre los cuales destacan los relacionados con el trabajo y la comunicación; ambos se tornaron digitales, propiciando que las relaciones profesionales sean distantes, razón por la cual las empresas deben trabajar en la empatía y comunicación para fortalecer los lazos laborales, expone Stefania Capelli, gerente de Personas y Comunidades de Cisco Italia.

Ante este panorama, hay que recordar la importancia de la empatía y comunicación. La primera tiene la función de neutralizar la negatividad, ya que las personas modifican sus conductas al entender la postura o punto de vista de otro individuo, reforzando las relaciones y potenciar el trabajo en equipo. La segunda es necesaria porque es el canal universal para que se den las interacciones, pero lo más importante es que tenga bases sólidas y estructuradas.

Partiendo de estos puntos, y ante el escenario actual, para Stefania Capelli la clave es ver a este reto como una oportunidad de transformación para el futuro, de modo que el eje central es mantener vivas las relaciones interpersonales dentro del equipo de trabajo y entre gerentes y empleados y empresa y comunidades, a pesar del distanciamiento. 

Vinculación 

“Lo primordial es enfocarse en las personas, usando la tecnología como un medio que les permita evolucionar, aprender, trabajar en equipo y administrar libremente su propio tiempo y trabajo”, puntualiza la experta, quien destaca la importancia de comunicarse más, pero igual de aprender a comunicarse.

Expone que para que lo anterior ocurra, las personas tienen que aprender a escuchar activamente y comprender qué es relevante comunicar; por lo tanto, hay que aprender a decir más con menos para aprovechar los espacios de comunicación que brinda la tecnología, pero sin abusar para no generar agotamiento.

Esto permite hacer referencias a fenómenos como la “fatiga Zoom” o “fatiga por Zoom”, que es un estado de hastío, cansancio y aburrimiento que puede sentir un usuario al atender múltiples juntas, clases o eventos en línea durante el día. Otro caso es el síndrome de Bournot, que se resume en el agotamiento mental, emocional y físico que se presenta debido a las exigencias o insatisfacción laboral y que padece el 75% de la población, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ecosistema abierto

Como segundo aspecto a fortalecer, Stefania Capelli señala que “en el mundo ya no puede haber margen para el individualismo, jerarquías o control, sino todo lo contrario porque hay la pauta para que destaquen la autonomía, inclusión, diálogo y debate”, de modo que el ámbito laboral debe ser visto como un ecosistema abierto en el que la interacción, aunque sea virtualmente, es el eslabón más fuerte.

Esto permitirá una mejor fluidez y desempeño, sobre todo porque el 60% de los líderes considera que es empático con sus equipos, pero sólo el 24% de estos creen que es así. De modo que la comunicación y empatía deben ir de la mano para ser conductos para entender lo que le ocurre y necesita un colaborador y hacer saber que el vínculo está, aunque sea mediante un monitor.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *