Autoevaluación, ejercicio independiente para conocer el nivel del teletrabajo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Coach personal indica que esta mecánica sí puede ser objetiva, partiendo de la función del puesto y tomando en cuenta qué espera la compañía del empleado.

El teletrabajo es de las mecánicas más flexibles para laborar. Sus beneficios son múltiples y es por ello que ha servido de respaldo durante el confinamiento por la pandemia por el Covid-19. Pero quizá uno de sus mayores retos es la evaluación del desempeño y productividad, ya que quedaron de lado las charlas en la hora de la comida o breaks que daban la pauta para platicar de esos temas para exponer inquietudes.

Actualmente, la mayoría de los líderes de equipos da retroalimentación mediante las plataformas digitales; sin embargo, la frecuencia y ritmos de estas son variables, ya que la jornada laboral en el teletrabajo es diferente a la de oficina porque brinda mayor autonomía, pero igual responsabilidad.

Con base en lo anterior, se puede decir que el teletrabajo también permite que los colaboradores se autoevalúen, destacando sus puntos fuertes y reconociendo sus áreas de oportunidad.

Para la escritora y coach personal Narhalie Martin, la autoevaluación puede irse a los extremos siendo rigurosa o flexible, ya que determinar qué es el buen trabajo es relativo debido a que “es un concepto que depende de la percepción de cada persona y es difícil estar a la altura de algo tan subjetivo y personal”.

Pero Narhalie Martin puntualiza que en todas las empresas hay pautas que permiten que los empleados identifiquen qué se espera de ellos, ya que cada puesto tiene funciones y metas puntuales; por lo tanto, esto permite que se genere un análisis con criterios objetivos.

Ante esto, la coach personal sugiere incluir cinco aspectos en la autoevaluación para saber cómo es el nivel de trabajo y en qué se tiene que hacer cambios para mejorar.

    1. Autonomía. Los reportes de los avances de las actividades son imprescindibles. Pero el hecho de que un líder no esté detrás de los empleados todo el tiempo significa que hay confianza porque el cumplimento es bueno.
    2. Organización. No tener tareas acumuladas o retraso en las mismas indica que hay un buen control y organización, ya que se sabe dar prioridad a las tareas dependiendo de si son importantes o urgentes.
    3. Soluciones. Cada inconveniente es un reto, pero tener visión y enfocarse en dar soluciones en lugar de sólo exponer los problemas indica que se está frente a un empleado con una fuerte habilidad de resolución.
    4. Aprendizaje continuo. Independientemente de las actividades, dejar un espacio para aprender indica que se tiene la capacidad de progreso. Esto indica que sé es un empleado autodidacta que busca nuevas herramientas o conocimientos para hacer más eficiente su trabajo.
    5. Saber decir no. Lejos de que parezca desinterés o incompetencia para hacer todo lo que se solicita, saber decir no habla de la madurez laboral para admitir que aceptar una tarea más podría retrasar la entrega de otras, a pesar de que se tenga una planificación. Un plus es saber expresarse y no exponer la  negativa de manera fatalista, sino dar soluciones (punto 3) y sugerir postergar otras actividades (punto 2).
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *