Trastornos psicológicos por el regreso al trabajo, el nuevo desafío.

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Muchos meses han pasado desde que el Covid-19 comenzó a propagarse en todo el mundo, provocando que de un momento a otro cambiara la vida como la conocíamos. En este tiempo, hemos tenido que dejar de ver a nuestros seres queridos, posponer planes, cancelar viajes, enfrentar pérdidas y dejar de hacer cosas que eran comunes, como el tener que ir a una oficina.

Las empresas ya están buscando alternativas para volver a los centros de trabajo, y es importante recordar que las cosas no volverán a ser como eran antes. Es por ello que muchas organizaciones ya están elaborando sus planes de adaptación a la nueva normalidad, que incluyen desde medidas sanitarias, adaptación de los espacios físicos y la implementación de esquemas híbridos.

Sin embargo, existe un factor que no puede pasar desapercibido al momento de planificar el regreso a la oficina: los trastornos psicológicos causados por la pandemia. Estos problemas de salud mental serán todo un reto para la correcta reincorporación a los centros de trabajo, ya que impactarán directamente en la dinámica laboral, la productividad y las relaciones entre compañeros.

La necesidad de implementar el aislamiento social llevó a millones de trabajadores a recurrir al esquema de trabajo a distancia. Pero, para muchos trabajadores la idea de tener que volver al centro de laboral significa un riesgo que provoca o intensifica problemas como:

    1. Miedo. En el hogar, se tiene control de la limpieza, de las personas que entran y del nivel de riesgo de contagios, lo cual brinda una sensación de seguridad. Tener que volver a un centro de trabajo significa estar en espacios cerrados con otras personas, el uso de transporte público y compartir áreas comunes.           Para algunos trabajadores, esto representa un riesgo que les provoca distintos niveles de miedo, generando rechazo hacia sus compañeros y la negativa a abandonar sus espacios seguros.
    2. Ansiedad y estrés. Mientras para unos colaboradores es sumamente importante el uso de cubrebocas, la sana distancia y la limpieza, otros pueden ser más flexibles y relajados en el seguimiento de estas normas.  El estar fuera de casa y no tener el control de las medidas sanitarias dentro de la oficina, puede provocar episodios de estrés o ansiedad entre los colaboradores, los cuales pueden derivar en conflictos internos o situaciones incapacitantes.
    3. Ergofobia. Ésta se define como un miedo irracional al lugar de trabajo, un trastorno que ya existía desde antes de la pandemia, pero que con ella se ha intensificado en quienes lo tienen o presentado en personas que antes no lo tenían.

Tener que volver al lugar de trabajo representa incluso un riesgo de muerte, por lo cual el miedo se refleja en síntomas físicos y emocionales que amenazan la salud de quien la padece.

Mucho se ha hablado de los efectos que el Covid-19 ha tenido en la salud mental de las personas y de las acciones que se pueden implementar en las empresas para cuidar este aspecto entre su plantilla laboral. Sin embargo, no pueden dejar de lado los problemas emocionales que traerá el regreso al lugar trabajo.

Volver a la oficina no tiene por qué ser una tortura, un motivo de inestabilidad física y emocional. Las empresas pueden implementar estrategias para el regreso paulatino, la adaptación de espacios y el acompañamiento psicológico para quien lo necesite.

Fuentes:

https://www.abc.es/bienestar/psicologia-sexo/psicologia/abci-ergofobia-202011120725_noticia.html 

https://www.efesalud.com/fobia-trabajo-claves-reincorporacion/ 

https://institutomedicodelbienestar.com/salud-mental-y-covid-vuelta-al-trabajo-tras-el-confinamiento/

https://cnnespanol.cnn.com/2021/03/13/9-cosas-que-no-daban-miedo-antes-de-la-pandemia-pero-que-ahora-tal-vez-si-trax/ 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *