Las dos caras de la pandemia: Claridad para definir acciones futuras y retos por la digitalización

Por: Redacción Recursos Humanos TV

El 79% de las empresas sacó partido del confinamiento, al redefinir su propósito para forjar la fidelidad y conexión.

La crisis laboral por la pandemia no sólo ha plasmado un horizonte retador, ya que ésta igual ha ayudado a que el 77% de las empresas defina las acciones que tienen que poner en marcha en el futuro, principalmente en cuanto a la relación con los empleados o el trato con socios e inversores, de acuerdo con el Informe CEO Outlook 2020: Covid-19 que efectuó la firma internacional KPMG.

El informe, en el que se entrevistaron a 1,300 ejecutivos de empresa a nivel mundial, también destaca que el 79% de los CEO redefinió el propósito de su empresa. 

Cabe destacar que el propósito de la empresa tiene una función vital porque es la razón de ser de la misma, de modo que es lo que la define y hace única; de esta manera, se fortalece la fidelidad con los empleados y conexión con los clientes. De hecho, el estudio de la firma EY (antes Ernst & Young) “¿Cómo puede el propósito revelar un camino a través de la disrupción?” expone que el 73% de las empresas líderes considera que tener un propósito corporativo es fundamental, ya que funge como guía ante escenarios inestables.

Horizonte retador

En cuanto al panorama complejo, el Informe CEO Outlook 2020: Covid-19 enfatiza que el 80% de los entrevistados puntualiza que la pandemia aceleró la digitalización, que en sí ya era un hecho, pero no al ritmo que se da actualmente.

A pesar de esto, la respuesta inmediata de la mayoría de las compañías fue implementar herramientas tecnológicas que hacen posible el teletrabajo. Sin embargo, el 33% de los ejecutivos admite que la incertidumbre en el plano laboral es un factor clave, ya que obstaculiza la agilización de tecnología en las corporaciones.

De acuerdo con la compañía global Entelgy, The BusinessTech Consultancy, las tres áreas de oportunidad de las empresas, en temas de digitalización, son las siguientes:

    1. Ruta de trabajo clara. La falta de ésta obstruye, a su vez, la construcción de un plan estratégico, de modo que no hay objetivos precisos.
    2. Educación y/o capacitación. No sólo se trata de contar con las herramientas necesarias, sino también de que el personal cuenta con los conocimientos para el uso de las mismas. En algunos casos, las empresas se inclinan por la contratación externa de expertos, haciendo un gasto extra cuando pueden invertir en su recurso humano, que se resiste a este cambio de cultura laboral justamente porque no recibe la educación mínima necesaria.
    3. Cercanía con los clientes/usuarios. La digitalización facilita los procesos, dando resultados prácticamente inmediatos. En sí, este es el objetivo de los clientes o usuarios, sobre todo de aquellos que integran a las nuevas generaciones porque están acostumbrados o son más partícipes en este tipo de procesos.

Por la misma incertidumbre, las empresas deben tomar con seriedad la implementación y continua innovación de la digitalización, a fin de que “las compañías generen confianza”, expone el presidente de KPMG España, Hilario Albarracín, tras agregar que esta herramienta “fortalece la capacidad de la empresa ante eventos disruptivos, garantizando el mantenimiento de la actividad y el flujo de la comunicación con los grupos de interés”.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *