Mercado laboral de Latinoamérica sería dinámico este año, ante la renuncia del 53% de los empleados

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Ante este nuevo reto, la vicepresidenta de Microsoft para la Transformación de los Puestos de Trabajo, Emma Williams, apuesta por el modelo híbrido.

Como consecuencia de la pandemia por el Covid-19, más de la mitad (53%) de los trabajadores latinoamericanos considera cambiar de empleo debido a que en los últimos meses empezaron a resentir el aislamiento, además de que se sienten agotados, de acuerdo con un informe de Microsoft efectuado con datos de encuestas de LinkedIn.

En Latinoamérica, esta situación se debe a que el aislamiento es más fuerte que otras partes del mundo, ya que “el 49% lamenta que la interacción con los compañeros de trabajo haya disminuido”, señala Emma Williams, vicepresidenta de Microsoft para la Transformación de los Puestos de Trabajo, quien agrega que esa cifra es superior a la de la media mundial que es de 40%.

Esto permite pronosticar que el mercado laboral será dinámico en Latinoamérica, sobre todo cuando el virus esté controlado, ya que esa cifra es más alta que la de la media de empleados del mundo (46%) que se plantea un cambio similar.

Flexibilidad, respuesta al reto

Para las empresas, esto implica el reto de adaptarse a nuevas maneras de trabajar, las cuales surgieron como expectativas por la misma pandemia. El equilibrio idóneo se encuentra en el modelo híbrido, opina Emma Williams, sobre todo porque el estudio destaca que las interacciones secundarias (integrantes que no trabajan habitualmente en un equipo establecido) que, de por sí no eran frecuentes en las oficinas, han disminuido en el teletrabajo.

De acuerdo con los expertos, estas interacciones secundarias son relevantes porque son las que más influyen a nivel empresarial, al evitar que se reproduzca el efecto “pensamiento de rebaño”, que se da cuando en las interacciones primarias, que se dan cuando los colaboradores trabajan directamente y no reciben opiniones o sugerencias “externas”.

Por otra parte, los trabajadores deben considerar ciertos puntos antes de cambiar de empleo como la estabilidad laboral y dificultad para encontrar empleo. Además, deben analizar a profundidad cuál es la causa principal de este cambio, para lo cual deben considerar tres preguntas:

    1. Las funciones que se realizan son gratificantes o no. Esta es una respuesta plenamente subjetiva, de modo que se debe hacer una balanza entre los intereses personales y profesionales y cómo se compaginan en la actualidad.
    2. Cuáles son los niveles de estrés y fatiga que se tienen. Una manera más sencilla de responder esta pregunta es revisar la carga mental.
    3. Cómo se evalúa el ambiente de trabajo. Esto no sólo implica cómo es la relación con los compañeros de trabajo o jefe directo, sino también como es el funcionamiento de la empresa y que beneficios brinda ésta, además del salario, es decir, se puede analizar, de entrada, si se brinda salario emocional.

Un plus es analizar si la renuncia es la mejor opción o la única salida, de modo que aquí entrarán en juego si las expectativas que se buscan son realistas, sobre todo al integrar un factor importante: se tiene el apoyo o con los medios necesarios para este cambio. Al final de cuentas, independientemente de la decisión, lo más importante es velar por la estabilidad y salud en todos los sentidos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *