La comunicación digital, una aliada para personas con autismo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Profesora de la Universidad de Quebec destaca que las videollamadas dan mayor pauta para saber cuál es el turno de hablar, lo que facilita el proceso de comunicación.

Una de las características de los trabajos de oficina es la interacción social, que era inevitable para cualquier empleado, ya que incluso se daba al ir por agua o el sanitario. Y aunque es cierto que el cerebro está diseñado para socializar, hay personas para quienes representa un reto, como es el caso de las personas con autismo, razón por la que la comunicación digital les favorece.

De acuerdo con Claude Normad, profesora de psicoeducación y psicología en la Universidad de Quebec, Canadá, quien estudia cómo socializan por internet las personas con discapacidades intelectuales o del desarrollo, en las interacciones en vivo las personas con autismo suelen tener dificultad para saber cuál es su “turno” para hablar, de modo que las videollamadas ayudan porque hay mayor precisión en este tema, lo que facilita el proceso de comunicación.

Sin embargo, destaca que los fuertes ruidos o iluminación pueden jugar en contra de las personas con autismo, por lo que son elementos a considerar al hacer videollamadas.

Dato curioso

Cabe destacar que la Sociedad Nacional de Autismo de Reino Unido expuso que el autismo afecta a más de una de cada 100 personas y menos de la cuarta parte logra un empleo de tiempo completo.

Estos datos generaron que la empresa alemana Auticon sea conscientes de la importancia de la inclusión y generación de oportunidades para todos, de modo que es exclusivamente para empleados con autismo.

Por lo tanto, desde antes de la pandemia, en sus centros de trabajo, ya recurrían y permitían que los trabajadores se comunicarán mediante aplicativos, en caso de que prefirieran omitir la (comunicación) verbal.

Caso de autismo

Uno de los ejemplos más popularizados en cuanto a los beneficios de las videollamadas es el del director de la organización Climate Central, John Upton, quien se enteró que es autista, luego de que a finales de 2019 comenzó a sentir ansiedad y tensión con sólo pensar que tendría que acudir a eventos e incluso entablar pláticas triviales en la oficina. 

A fin de controlar esos síntomas, optó por el teletrabajo poco antes de que comenzará la pandemia; cuando ésta fue obligatoria, se empezaron a dar las videollamadas, de modo que detectó que la interacción continua, pero es más tranquila porque las personas ya no hablan a la vez. Esto le ha beneficiado porque asegura que la ansiedad ha llegado a ser prácticamente insignificante.

Pese a estas afirmaciones, igual se destaca que las videollamadas favorecen a personas con ausentismo, por ejemplo, ya que no se sienten tan abrumadas como cuando están en vivo y la interacción es más amplia. 

Por lo tanto, la comunicación digital es amplia y aplicable para varios escenarios, de modo que lo ideal es sacarle el mejor partido, dependiendo de las necesidades de cada trabajador.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *