Evitar trabajadores tóxicos generaría un ahorro de $12.500 dólares

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Estos empleados generan que sus compañeros pierdan el 80% de la jornada, ante la preocupación por las conductas negativas, de acuerdo con Harvard Business School.

En los empleos hay todo tipo de trabajadores, lo que es enriquecedor, sobre todo, cuando se necesita hacer lluvia de ideas para algún proyecto. Sin embargo, hay un tipo de empleado que recientemente ha destacado: el tóxico, el cual genera pérdidas económicas y humanas para las empresas.

Primero hay que definir qué es un empleado tóxico. De acuerdo con estudios, es quien tienen malos hábitos, suele comenzar o genera enfrentamientos o discusiones y, por ende, propicia un mal ambiente de trabajo. También es astuta, ya que suele mostrarse como una persona carismática y curiosa para manipular, a fin de no evidenciar sus malas acciones o irresponsabilidades; de hecho, suelen presumir de trabajar de acuerdo con las reglas, pero sólo acatan las que son de su conveniencia.

Análisis y costo

Gina Aran, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, afirma que “saber por qué alguien se comporta de manera tóxica da pistas para neutralizar sus efectos o, incluso, para ayudar a reconducir las conductas negativas hacia otras más favorables”. Además, señala que es importante conocer de qué manera afectan esas conductas al equipo de trabajo, ya que así se puede “hacer un autoanálisis y verificar si tenemos alguna conducta que podamos corregir”.

Este análisis es de vital importancia, ya que un estudio de Harvard Business School, en el que participaron 60,000 empleados, asegura que evitar a este tipo de colaboradores genera un ahorro de $12.500 dólares

Ante la presencia de compañeros tóxicos, los participantes del estudio admitieron lo siguiente: el 80% perdió tiempo de la jornada laboral (por preocuparse por las conductas negativas de un compañero), el 78% perdió el interés en el compromiso con la empresa, el 66% disminuyó el desempeño y productividad y el 12% dejó su empleo.

Medidas

Las cifras destacan el impacto de los empleados tóxicos, razón por la cual se deben tomar medidas, que dejan el despido como última opción; algunas maneras de atender a estos trabajadores son las siguientes:

      1. Hablar con el empleado, no para generar un enfrentamiento o llamarle la atención, sino para conocer el contexto desde su perspectiva; por lo tanto, es necesario que la comunicación se dé en un marco amigable y objetivo.
      2. Determinar cuándo y por qué surgió la toxicidad o si siempre fue así; en este punto se debe analizar si el conflicto surge a raíz de falta de habilidades sociales, ya que, de ser así se debe considerar el mentoring personalizado.
      3. Por separado, hablar con el jefe directo para conocer su punto de vista y trazar una ruta de trabajo para eliminar las conductas tóxicas del empleado.
      4. Informar al colaborador de las opciones de mejora, estipulando metas para dar seguimiento.
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *