Cómo detectar y atender al personal con estrés laboral

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Ante el despunte de casos, la OMS incluirá este tipo de estrés en la clasificación Internacional de Enfermedades a partir de 2022

El cuerpo tiene diferentes maneras de reaccionar ante los retos o situaciones de crisis, y la manera más común de hacerlo es mediante el estrés. En el ámbito laboral, cuando éste sobrepasa los límites y las personas tienen fatiga emocional, repercutiendo física y mentalmente, se habla del estrés laboral.

Esta enfermedad no es nueva, ya que en 1974 el psiquiatra Herbert Freudenberger la describió como un trastorno de agotamiento crónico y la nombró como síndrome de Burnout. Luego de 45 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció y asoció con el empleo o desempleo; a partir de 2022 figurará en la clasificación Internacional de Enfermedades.

En qué consiste

El síndrome Burnout, también conocido como síndrome del trabajador quemado, es un trastorno de agotamiento extremo y crónico producido por el estrés laboral, las malas condiciones del trabajo y remuneración insatisfactoria, principalmente. Algunas consecuencias son el ausentismo, bajo rendimiento, trastornos emocionales e incluso riesgo de adicciones.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019 España era el país europeo con más estrés laboral, con el 60% de los trabajadores en esta situación. Al parecer, para ese país la situación no ha mejorada, ya que el psicólogo clínico Guillermo Blanco Bailac indica que, en España, la pandemia ha influenciado en el despunte del estrés laboral, ya que durante el confinamiento el consumo de psicofármacos creció un 20%.

Aunque el caso de España destaca, esto no quiere decir que los demás países estén exentos; por lo tanto, es necesario prestar minuciosa atención al comportamiento de los trabajadores.

Síntomas

Cada persona canaliza las situaciones y emociones de diferentes maneras, de modo que el estrés se puede presentar de varias maneras; los síntomas más comunes son los siguientes:

        1. Dificultad o imposibilidad para afrontar situaciones cotidianas.
        2. Constantes y repentinos cambios de humor
        3. Falta de motivación
        4. Dificultad para conciliar sueño
        5. Falta de motivación (incluso para efectuar las actividades preferidas)
        6. Somatizaciones (dolor de cabeza, estómago y cuello por mencionar)

En caso de sufrir de depresión laboral, lo conveniente es acudir con los expertos; si esto no es posible, hay otras maneras de contener los síntomas; por ejemplo: reestructurar el ritmo de trabajo, desconectarse totalmente del trabajo luego de la jornada laboral, cumplir con el horario laboral, llevar una buena alimentación, hacer ejercicio (del tipo que se desee) y, sobre todo, usar estrategias para afrontar escenarios de inseguridad, ya que, de lo contrario, la mente genera pensamientos catastróficos.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *