La falta de propósito ocasiona que el 36% de los empleados no estén satisfechos en el trabajo

Por: Redacción Recursos Humanos TV

La base es definir cuál es la razón de ser de la empresa, que debe estar orientada en las necesidades de los clientes

La permanencia en los trabajos es un tema que destaca actualmente debido a que la mayoría de los empleados ya no sólo busca un sueldo o incentivos, sino un propósito que los aliente y los haga sentir parte de algo; para ello, necesitan tener en claro cuáles son los propósitos de la empresa donde están, es decir, ésta necesita tener las respuestas a cuestionamientos como cuál es la razón de existir, qué nos hace únicos y qué valor se les da a los clientes.

Datos críticos

La falta de claridad y dirección generan la llamada crisis de propósito, de modo que los empleados presentan incompatibilidad con la empresa. Strategy, área de consultoría estratégica de PwC, realizó una encuesta a 540 empleados de diferentes países y obtuvo los siguientes datos:

Sólo el 28% de los encuestados dijo sentirse conectado con el propósito de su empresa.

Sólo el 22% estuvo de acuerdo con que su puesto de trabajo le permite aprovechar sus fortalezas. 

El 36% aseguró que no está satisfecho en el trabajo.

En contraste, se efectuó una encuesta a empleados a quienes se les ha expuesto el propósito de donde laboran e indicaron lo siguiente:

El 63% dijo estar motivado.

El 65% dijo sentirse apasionado con su trabajo.

Lo anterior conlleva a puntualizar que se debe tener en claro un propósito impulsor, ya que tiene doble función: que haya claridad en las metas corporativas y alentar a los trabajadores. Si tu pregunta es cómo lograrlo, lo principal es establecer el valor único de la compañía y tomar en cuenta que el propósito debe basarse en las necesidades de los clientes.

Propósito realista

Por otra parte, hay que ser realistas y establecer un propósito tangible; para ello, se tiene que evaluar la estructura organizacional para que no se presenten obstáculos que impidan cumplir con el propósito ya que, de ser así, sólo se disminuirá la motivación laboral.

Finalmente, es necesario evaluar al equipo de trabajo para saber si tiene las habilidades necesarias, pero igual si están en los roles adecuados; por lo tanto, es primordial canalizar los talentos y, en dado caso, reubicarlos. A la par de esto, se debe contar con líderes que potencializan al recurso humano, lo cual requerirá personal dispuesto a la constante retroalimentación y capacitación.

Si bien, es un arduo trabajo, pero los frutos serán incontables, sobre todo porque se procurará el bienestar y la salud de la empresa a largo plazo.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *