Cómo fortalecer la concentración laboral en home office

Por: Redacción Recursos Humanos TV

No permitas que baje el desempeño y genera una serie de pasos para reactivar la jornada de trabajo

Un constante reto para efectuar diversas actividades es la concentración. Con la nueva cultura de trabajo remoto, los empleados pueden presentarlo por motivos como factores externos del entorno, la falta de organización y la falta de motivación.

Adicional, la personalidad de cada individuo influye en la manera de desenvolverse; algunos psicólogos sostienen que las personas responsables, autónomas y organizadas son más exitosas, pero igual indican que estos adjetivos son relativos, dependiendo del trabajo del que se hable. Por ejemplo, no necesariamente aplicarían para elementos que efectúan tareas creativas.

Independientemente del giro en el que se trabaje, existen maneras de fortalecer la concentración y, por lo tanto, mejorar el desempeño laboral; algunas de éstas son las siguientes:

    • Código de vestimenta. Usar ropa que se llevaría al trabajo, a fin de programar al cerebro para la jornada de trabajo y no para un día en el que se permanece en casa para descansar.
    • Establecer el área de trabajo. Adecuar el lugar para dejarlo presentable y agradable, lo cual hará que tengas motivación durante la jornada. Además, igual ayuda a evitar factores externos, como ver y/o escuchar a los niños jugando o distraerse con el ruido de los vecinos. 
    • Tener una agenda. Llevar un listado de las tareas o metas diarias porque ayuda a trabajar por objetivos, evitando el exceso laboral que genera desgaste mental.
    • Autocontrol. Darle prioridad al trabajo y evitar estar revisando las aplicaciones y notificaciones externas a las herramientas del trabajo. Esto incluye encender la televisión o abrir páginas para ver series y películas; en su lugar se puede escuchar música que estimule el ritmo de trabajo.
    • Determina horarios. Respetar la hora de entrada y salida es valioso para no sobresaturarse, así como tener breaks para el esparcimiento. Cuando la mente está inmersa por largos periodos en una tarea, llega un punto de quiebre que posteriormente complicada continuar; es por ello que se debe aprender a dar descansos.

Hay que recordar que cada persona procesa la información de diferente manera; por lo tanto, los pasos anteriores deben aplicarse de acuerdo con las necesidades personales. Igual cada persona puede diseñar su propia guía, la cual puede exponer con su jefe o supervisor, a fin de recibir retroalimentación.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *