Privacidad laboral en tiempos de home office

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Establecer nuevos lineamientos y brindar orientación puntual, piezas claves para triunfar con el teletrabajo y conservar un entorno armonioso.

Es notorio que los equipos de trabajo tienen inquietud acerca de la privacidad personal en la nueva cultura laboral de home office, ante la reforma del artículo 330 de la Ley Federal de Trabajo. Por esto, es importante saber por qué surgió, en qué casos aplica y cómo se debe exponer a los colaboradores.

Esta medida se dio a conocer a finales del año pasado con el objeto de que las empresas verifiquen que los empleados cumplen con sus tareas, de modo que el monitoreo puede ser mediante equipos tecnológicos, como micrófonos e incluso cámaras.

Sin embargo, esta reforma aplica cuando el mismo trabajo lo requiere; por ejemplo, en un call center, tanto en la oficina como en home office, las llamadas son monitoreadas para retroalimentar al personal, a fin de indicar las áreas de oportunidad, sugerir cómo trabajarlas y alcanzar las métricas. Adicional, y en algunos casos, el escritorio remoto que usan igual permite saber qué herramientas emplea el trabajador para corroborar que no captura datos de uso personal de los clientes.

Este tipo de trabajo es específico, es decir, tiene características necesarias para monitorear a los colaboradores, pero esto no quiere decir que se extralimiten y violen la privacidad personal.

Hay que enfatizar que la modificación generó controversia en el sector empresarial, al ser catalogada como un mecanismo que puede interrumpir la privacidad y, por lo tanto, violar los derechos laborales y humanos.

Esto no quiere decir que la medida desaparecerá o dejará de ser aplicada, de modo que lo correcto es tener una comunicación puntual con los trabajadores, a fin de orientarlos, e igual se puede considerar replantear en el contrato estos nuevos lineamientos. 

Lo más relevante es salvaguardar la integridad del recurso humanos y, de ser el caso, integrar la normativa de manera positiva para evitar la hostilidad laboral.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *