Agilismo Organizacional, un proceso de transformación en la empresa.

Por: Redacción Recursos Humanos TV

Uno de los mayores retos de cualquier organización es adaptarse a todas las necesidades que surgen con la digitalización de las tareas, procesos y herramientas. Para lograr un tránsito exitoso hacia la digitalización de la empresa, es indispensable adoptar nuevos modelos de trabajo y organización para crear una “organización ágil”.

Éste término se refiere a aquella organización que cuenta con la habilidad de reconfigurar sus estrategias, procesos, tecnologías y talento dentro de la empresa. Esto se logra protegiendo la identidad, cultura y capital humano de la empresa; y al mismo tiempo, creando oportunidades para el desarrollo y crecimiento de la misma.

Convertirse en una organización ágil tiene muchas ventajas que benefician a la empresa, los colaboradores y los clientes. Para lograrlo, no existe una fórmula única que dé resultados de la noche a la mañana, puesto que debe ser un proceso único dentro de cada empresa, de acuerdo a sus carácterísticas y objetivos.

Sin embargo, un punto general que puede seguir cualquier empresa es entender los puntos clave que deben trabajar. Para iniciar el proceso para transformar la organización y lograr el “agilismo”, se deben desarrollar nuevos modelos de:

    • Encabezados por profesionales capaces de crear equipos sólidos, motivados, de alto rendimiento, creativos, hábiles, responsables, libres, capaces de hacer frente a los retos y dispuestos a tener un proceso de retroalimentación continua.
    • Cultura corporativa. Impulsando un cambio gradual que incluya a todos los que integran la organización, desde el más alto rango para que sean el ejemplo de la transformación. Se debe construir una organización con mejor comunicación, apertura, confianza y empatía, que haga que los colaboradores se sientan (y sean) parte importante de ella.
    • Organización. Nuevas formas de hacer equipos son indispensables para transformar a la organización y sus procesos internos. La agilidad se alcanza impulsando flujos de trabajo fuera de los tradicionales equipos. En este punto, encontramos opciones como las tribus, squads y chapters, que se usan de acuerdo al contexto.
    • Las interacciones rápidas, la involucración y la reflexión periódica son tres características principales para adoptar el modelo de agilismo. En la primera, es necesario reaccionar con rapidez a los cambios, analizarlos y desarrollar soluciones. En la segunda, se integra en el desarrollo de las actividades a tantos compañeros sea posible, mientras que en la última se busca hacer un proceso crítico para mejorar la productividad y resultados.
    • Metodologías. En el modelo “agile”, la metodología para el desarrollo de un producto debe tener un proceso dividido en fases, que va desde el análisis de un problema hasta el mantenimiento y seguimiento de la solución. El paso a paso permitirá involucrar a más personas del equipo, retroalimentarse, desarrollar soluciones en conjunto y darle seguimiento al resultado hasta conocer el impacto de los proyectos activos.

Una organización ágil mejora la experiencia del cliente y del empleado, logra desarrollar proyectos integrales de forma más rápida y con mejores resultados. Por supuesto, para lograr este cambio que transformará a la organización, es necesario que desde recursos humanos se impulsen estrategias para implementar el modelo agile de forma gradual pero exitosa.

Fuentes:

https://avantideas.com/organizaciones-agiles-como-modelo-para-el-futuro/

https://observatoriorh.cl/organizacion-agile-por-donde-empezar-cuando-queremos-llevar-la-agilidad-a-la-empresa-en-su-conjunto/

https://www.iebschool.com/blog/organizaciones-agiles-business-tech/

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *