“Delitos de cuello blanco”

“Delitos de cuello blanco”

“Los fraudes corporativos han aumentado cada vez más en los últimos años” Esta frase la escuchamos constantemente en las noticias y sobretodo delitos donde se ven involucrados miembros de grandes empresas, generando problemas de tanta magnitud que han llevado hasta la quiebra de dichas organizaciones, todo esto es conocido como “Delitos de cuello blanco” y aquí explicaremos más acerca de.

Un delito de cuello blanco es cometido por miembros de las empresas privadas y públicas, desde los niveles operativos hasta los más altos como gerenciales y directivos, siendo los últimos los que traen las peores consecuencias para las empresas ya que generan de pérdidas millonarias. Entre los principales delitos de cuello blanco podemos encontrar: lavado de dinero, fraudes, tráfico de influencias, quiebras fraudulentas, delincuencia organizada, fraudes cibernéticos, etc.

Ahora bien ¿Por qué surgen? El individuo ve la oportunidad de obtener una ganancia de poder o económica a través de la empresa de una forma sencilla sin pensar en las consecuencias de esta acción y dejando atrás sus principios de ética e integridad.

En cuanto a personalidad son: anti-sociales, sociópatas, egocéntricos, manipuladores y quieren más de lo que poseen y no les importa pasar por encima de los demás, sin embargo proyectan lo contrario, una buena imagen de persona exitosa, honesta y cumplida.

En algunos países como China los delitos de cuello blanco son castigados con la pena de muerte a la persona que lo comete, mientras que en otros, como en Estados Unidos no es juzgado de una forma tan rigurosa, en la mayoría de los países se suelen llevar a cabo juicios y de acuerdo a ello se decide la sentencia adecuada, cuyo máximo castigo llega hasta cadena perpetua, sin embargo, en Latinoamérica no son castigados y esto provoca su aumento.

¿Cómo se pueden prevenir este tipo de delitos? Por parte de las empresas la fase de Reclutamiento y Selección es fundamental para controlarlo desde el principio, con el análisis adecuado de pruebas psicométricas, sin olvidar como se mencionó anteriormente, tests que incluyan la personalidad del individuo para detectar su conducta y tomar acción. Posteriormente, cuando ya sean trabajadores activos, monitorear constantemente con auditorías internas, seguimiento a la ética y a la conducta que presentan en lo personal y con sus compañeros.

Finalmente, queda la pregunta hacia ti, ¿Estás preparado para gestionar casos de fraude en tu organización? Solamente el 64% de las empresas dice tener programas de gestión ante el fraude. Sé precavido ya que puedes estar durmiendo con el enemigo sin estar preparado para apartarlo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *